domingo, 13 de mayo de 2018

Las "arquitecturas"...









Todos, o una gran mayoría, teníamos una "arquitectura"...

Un conjunto de piezas de madera, 
de colores vivos y formas simples...

Era uno de los juegos de invierno...

En la mesa del comedor, se volcaban las piezas.

Luego, íbamos construyendo...




Cuantas más piezas, mejor!!!

Se requería imaginación y cierta dosis de habilidad...,
para evitar el derrumbe y esa sensación entre fracaso y enfado,
al ver la obra "por los suelos" antes de culminarla...




Poco a poco, la propia exigencia,
nos llevaba a composiciones más audaces,
más complicadas y con mayores "riesgos"...




Siempre estaba el familiar gracioso,
que, con mayor o menor disimulo,
deshacía, eso sí, sin querer...,
alguno de los logros más atrevidos...



Algo mágico tiene este juego,
para que aún hoy esté a la venta,
con más o menos variaciones,
o de materiales diferentes...

Aunque los preferidos,
siguen siendo los de madera...











(Archivo: jacaenlamemoria).






lunes, 7 de mayo de 2018

Cine en Jaca...







A veces, cuando paso por aquí,
y contempló el cartel luminoso del Cine "Astoria",
no puedo dejar de sentir un toque de nostalgia...

El "Astoria", me hace retroceder a una época
en la que se proyectaba buen cine...

Grandes e inolvidables peliculas,
títulos que fueron icónicos...

Con mis amigos, solis acudir a estas proyecciones,
que, de alguna manera,
iban conformando nuestra adolescencia y juventud...

Y el cine de entre semana...!

Los martes soliamos hallar 
alguna que otra sorpresa...

Algún título que entraba en "el lote"
y que nos dejaba maravillados...

La última vez que asisti a una proyección 
fue en agosto de 1999...

Un verano agradable...

Luego, ya no supe más del "Astoria...

Su sala, cerrada y vacia,
es un espacio cultural perdido,
que no albergará más sueños...!










(Archivo: cuevadelcoco.
Imagen: mirarlook/cuevadelcoco).







sábado, 20 de enero de 2018

Los años de colegio...







Un aula en el Colegio de los Padres Escolapios.



No me gustaban los días de lluvia, 
porque el colegio, de por sí grave y severo,
se tornaba aún más sombrío...

Las aulas, donde imperaba un obligado silencio,
tomaban un tinte amarillento con la luz eléctrica,
que, en jornadas así, permanecía encendida
durante todas las horas de clase...

Sobre la tarima, una mesa, y tras ella,
el padre que tenía la asignatura a su cargo...

Por las campanadas del reloj de la torre, 
podía saber la hora, un modo de calcular el tiempo,
que parecía alargarse cada vez más...

La relatividad...! 

Sí, allí se hacia presente la famosa teoría...

Era ya de noche cuando sonaban dos palmadas...

Como autómatas, todos de pie...

La ultima oración, y, por fin, a casa...

Una tenue llovizna abrillantaba las aceras,
 reflejando la luz de las farolas...

Me detenía un momento,  aspirando el olor a humedad,
sintiendo un ansia irrefrenable
 de espacios abiertos, inmensos e infinitos...











(Archivo: jacaenlamemoria.
Imagen: mirarlook/cuevadelcoco).














sábado, 21 de octubre de 2017

Entrada al túnel de Somport...








Entrada al túnel de Somport.

Pertenece a una colección de postales
editada en Francia.

Años treinta, aprox.


En 1994, 
aún se podía acceder a esta entrada.

En su interior,
y a unos pocos metros,
recuerdo que había un R-4,
montado sobre ruedas metálicas,
para poder circular por las vías.

Las ruedas eran muy parecidas
a las de las vagonetas
que al comienzo de los años sesenta,
transportaban a los operarios de la RENFE
desde la estación internacional hasta Jaca.

Iban provistas de un sistema de palancas,
para avanzar en terreno llano.

Las vagonetas subían hasta la estación
enganchadas al vagón de cola.











(Archivo: jacaenlamemoria).



lunes, 16 de octubre de 2017

La iglesia de Canfranc...







La iglesia de Canfranc...

No he conseguido precisar
la fecha de la fotografía...

Principios del S. XX, quizás...

Recuerda a las ediciones
de D. Francisco de las Heras...

Me intriga saber si la torre
es de planta octogonal,
en la postal lo parece...

Imagino los inviernos en Canfranc...

Nieves que llegaban pronto
y se iban muy tarde...

Ahora, con los caprichos del clima,
no sé si se puede decir lo mismo...











(Archivo: jacaenlamemoria).






martes, 12 de septiembre de 2017

El Padre Hermenegildo...


El Padre Hermenegildo de Fustiñana,
del convento de PP. Capuchinos de Jaca,
situado en la Calle del Carmen,
 enfrente de la Iglesia
de Nuestra Señora del Carmen.


La primera vez que reconcilié con su ayuda,
(como se decía antes cuando uno se iba a confesar...),
me preguntó si era disciplinado...

A mis ocho años,
y recién recibida
la Primera Comunión,
la verdad es que mi léxico
no era muy extenso...

Y cuando le pregunté qué era ser disciplinado,
con toda mi pueril inocencia,
le dio un ataque de risa,
y, a toda prisa,
me absolvió de mis leves culpas.

Sin poderse contener
se fue directo a la sacristía,
cerró la puerta,
y allí, supongo que descargó su hilaridad.

Ni penitencia ni nada...

Volví a casa, muy pensativo...,
intentando comprender la causa
de que me despidiera tan precipitadamente...

Pregunté a mi padre por el significado del término,
y me respondió que lo buscara en el diccionario,
"...ya sabes dónde está..."

Cuando salí de dudas,
consideré que no hallaba nada gracioso
en lo que había sucedido...

Claro, que, el buen Padre Hermenegildo,
debía de tener el sentido del humor
más aguzado y desarrollado que yo...

Algunos años después,
aún se le podía ver a la puerta de la Iglesia del Carmen,
a la salida de Misa,
saludando a todos,
mientras se frotaba las manos,
como era su costumbre...











(Archivo: jacaenlamemoria).






El kiosko de la música...







Jaca. El kiosko de la música.
Colección de D. Germán Beriténs
y Juan Lacasa y hermano.


Alguna vez he hablado de Aurorita Beriténs,
y su famosa minitienda de chucherías,
tebeos, encurtidos, e incluso
pequeñas e inofensivas muestras de pirotecnia...

Y las "pipas" de girasol,
imprescindibles para una tarde de verano...

O de cualquier época del año...

Se comían pipas en el parque,
en el cine, paseando por la Calle Mayor,
arriba y abajo, y vuelta a empezar...

Por una peseta, una de aquellas bolsitas alargadas...,
por cincuenta céntimos, la mitad...

Cincuenta céntimos de entonces...

"Dos reales", como se decía familiarmente...

Menos del valor de un céntimo de euro...

Pero no, no quería hablar de " La casita",
ni de la señorita Beritens...

Sí de su padre, D. Germán, un ancianito venerable,
siempre con su correcto atuendo y su bastón,
con mango de plata...

Junto a Juan Lacasa, propició la edición
de numerosas series de postales,
prefiriendo las de Jaca antigua...

Así, se rescataron y difundieron imágenes,
entre ellas, las colecciones y ediciones
de D. Francisco de las Heras,
que, de otra forma,
hubieran ido a parar a ese espacio inconcreto,
donde todo tiene cabida,
y al que llamamos olvido.

Esta imagen del kiosko de la musica (con k...),
se puede situar entre los años 25 y 30 del pasado siglo...

No sé, en la actualidad...
Pero a comienzos de los noventa,
la nueva banda de música,
todavía ofreció algunos conciertos
en los atardeceres de verano...











(Archivo: jacaenlamemoria).